Pobreza intelectual - Quilo de Ciencia podcast - CienciaEs.comInvestigaciones recientes indican que la pobreza puede ejercer un gran efecto sobre la inteligencia. En una serie de interesantísimos experimentos, el doctor Eldar Shafir, profesor de ciencia del comportamiento y asuntos públicos de la Universidad de Princeton, EE.UU., concluye que la pobreza disminuye significativamente el nivel de inteligencia de quienes la padecen. Este efecto es reversible, y la mejora de las condiciones económicas aumenta el nivel de inteligencia.

En un primer experimento, realizado con clientes de un centro comercial, el Dr. Shafir propuso a los participantes dos problemas económicos, uno sencillo y otro más difícil. El problema era que tenían que pagar la reparación de una avería en su automóvil. En el problema fácil, la reparación costaba 150 dólares; en el problema difícil, 1.500 dólares. Cada participante debía pensar en cómo conseguir el dinero para reparar el vehículo.

Mientras estaban pensando en cómo solucionar este problema, el Dr. Shafir hizo pasar a los participantes unos test de inteligencia bien conocidos y validados. Los resultados indicaron que los ricos se desenvolvían igual de bien en los tests, independientemente del problema que les hubiese tocado resolver. Los más desfavorecidos económicamente, sin embargo, se desenvolvían mucho peor en el caso de que les hubiera tocado resolver el problema difícil. Estos perdían una media de entre 12 y 13 puntos de cociente intelectual si tenían que resolver el problema de cómo conseguir 1.500 dólares para reparar el automóvil que si tenían que resolver el problema de cómo conseguir 150 dólares para el mismo fin.

Estos datos resultaron tan sorprendentes que muchos los consideraron inexactos. Bien es cierto que entre los clientes de un centro comercial existen muchos otros contrastes, así que, para evitar este sesgo, el Dr. Shafir realizó otro experimento. En este, utilizó una condición socioeconómica periódica que sucedía en una región de la India. Los habitantes de esta región eran agricultores de la caña de azúcar y se encontraban en una situación de riqueza justo tras haber vendido la cosecha, pero en una situación de pobreza unos dos meses antes de la siguiente cosecha. Por consiguiente, en este caso, eran las mismas personas las que se encontraban siendo ricas o pobres en diferentes periodos del año.

El Dr. Shafir sometió a estas personas a un problema económico similar al anterior, fácil o difícil, y mientras intentaban resolverlo les sometió igualmente a los mismos tests cognitivos que determinan en nivel de inteligencia. Los resultados no dejaron lugar a la duda: Justo después de vender la cosecha, los participantes demostraron poseer un nivel de inteligencia entre 8 y 9 puntos superior a cuando faltaban dos meses para la recolección. En este caso, la genética y otros factores no pueden ser los responsables de este efecto, ya que estamos estudiando a las mismas personas. Solo las condiciones económicas son diferentes.

El Dr. Shafir mantiene que la situación cognitiva en la que nos coloca tener que resolver los graves problemas asociados a la pobreza no deja suficientes recursos al cerebro para ocuparse de otros problemas cognitivos menos acuciantes, lo que resulta en una disminución operativa de la inteligencia.

LEAVE A REPLY