La mayoría de nosotros hemos oído hablar de la Santa Sidone, Santo Sudario o Sábana Santa de Turín. Aunque la Iglesia Católica no se ha pronunciado oficialmente al respecto, se considera la tela en la que fue envuelto el cuerpo de Jesús en el momento de su entierro y la cara que aparece marcada, el verdadero rostro de Jesucristo. La reliquia no está exenta de controversia, especialmente tras la datación por carbono 14 realizada hace unos años. Sin embargo, muchos consideran que existe otro fragmento de tela conocido como el Pañolón de Oviedo, que puede corroborar la autenticidad de la Sábana Santa de Turín. 

Coincidencias entre la Sábana Santa de Turín y el Pañolón de Oviedo

El llamado Santo Sudario de Oviedo o Pañolón de Oviedo, se guarda en la “Cámara Santa” de la Catedral de Oviedo, en España. Es un trozo de tela de lino de 83×35 cm. y que coincidiría con una de las prendas que menciona en el Evangelio de San Juan (Jn 20,6-7) como las utilizadas para amortajar el cadáver de Jesús. En concreto se menciona un sudario que cubriría la cabeza y una tela de lino para cubrir todo el cadáver. Por el tamaño, el Pañolón de Oviedo coincidiría con el de la cabeza.

La Sábana Santa de Turín y el Pañolón de Oviedo

El Pañolón se encuentra en Oviedo desde el siglo VII, aunque no se sabe con exactitud cómo llegó o quien lo trajo hasta la ciudad. Únicamente se expone al público en 3 ocasiones a lo largo del año: Viernes Santo, el 14 de septiembre y para la festividad de San Mateo Apóstol que es el 21 de septiembre. No presenta ninguna imagen, sino únicamente rastros de sangre y fluidos humanos.

La Sábana Santa de Turín y el Pañolón de Oviedo

La reliquia fue sometida a la prueba del carbono 14 y dio como resultado que procedía del siglo VII, la datación que se hizo de la Sábana Santa de Turín la colocaba entre los siglos XIII y XIV. Este hecho es utilizado por los detractores, pero los partidarios de la autenticidad de las piezas creen que debido a las vicisitudes por las que pasaron las prendas, pudieran salir resultados alterados.

Entre las coincidencias que citan los partidarios de la autenticidad están la igualdad en el grupo sanguíneo de ambas prendas. En las dos el tipo hallado es AB, y los investigadores del Centro Español de Sindología concluyeron que las dos prendas cubrieron la misma cabeza en dos momentos diferentes pero próximos en el tiempo.

La Sábana Santa de Turín y el Pañolón de Oviedo

En segundo lugar arguyen que el polen hallado en el Pañolón de Oviedo coincide con el de la Sábana Santa.

En tercer lugar ven similitudes en las manchas de sangre del Pañolón y las de la Santa Sidone. En un estudio morfológico de ambas, se han observado muchas coincidencias entre las manchas, lo que lleva a concluir a los estudiosos que posiblemente el Pañolón cubría la cabeza antes de ser tapada con la Sábana Santa. Coinciden el espacio ocupado por la nariz y por una zona inflamada a la derecha de ésta, también en la región occipital hay manchas de sangre vertidas cuando la persona estaba con vida y que coinciden con pequeñas heridas punzantes en el cuero cabelludo que podrían haber sido causadas por una corona de espinas. Existen varios estudios detallados sobre la coincidencia de manchas entre ambas piezas.

Los críticos, sin embargo, piensan que estas coincidencias no tienen demasiado valor y hacen hincapié en la diferencia de la urdimbre del tejido de lino. El de Turín sigue un patrón de espiga y el de Oviedo de tafetán.

LEAVE A REPLY