De vez en cuando, todos tenemos que hacer frente a los conflictos. Algunos de ellos tienen lugar en el trabajo y otros afectan a tu vida personal. Las discusiones son algo habitual, inmerso en cualquier entorno social. Lo importante es saber cómo manejar correctamente cada situación.

15. Vamos a tomarnos un descanso, reflexionamos y luego decidimos

14. Entiendo que estés molesto…

Si tu interlocutor no tiene argumentos concretos, pero sí un flujo de emociones incontroladas, necesitas ponerte de su lado. Esto no permitirá resolver el conflicto de inmediato, pero va a calmar la furia y permitirá llevar la conversación por una dirección más constructiva.

13. Vamos a pensar cómo resolver este problema

 12. ¡Eres tan bonita cuando estás enojada!

11. Vamos a dejar de pelearnos

Es una frase simple pero muy eficaz. Si sientes que el conflicto ha ido demasiado lejos, lo mejor que puedes hacer es dejarlo donde se encuentra. No hay ninguna razón para buscar, justo en ese preciso momento, quién tiene la razón. Porque cuando se trata de discusiones, no debe haber ganadores ni vencidos.

10. Bien, yo te entiendo

9. Vamos a verlo desde una perspectiva diferente

La capacidad de observar el problema desde diferentes ángulos es un buen síntoma de una personalidad madura. Además, que hayan 2 personas ya supone, como mínimo, 2 puntos de vista sobre un mismo problema. Por lo tanto, no estará lejos su solución. O, por lo menos, será posible cambiar la actitud hacia el problema y rebajar la tensión.

8. Ayúdame a entenderte / Por favor, explicame otra vez a qué te refieres

7. ¿Qué puedo hacer para mejorar la situación?

Si estás dispuesto a realizar algunas concesiones, esta frase te puede ayudar a evitar una discusión aun más grande. Si tu interlocutor espera de ti una acción concreta, es una manera perfecta de expresar tu predisposición a obtener instrucciones detalladas. Siempre es bueno saber lo que el otro espera de ti, aún si no puedes hacer exactamente lo que él o ella quiere.

6. ¡Podremos resolver este problema, hemos tenido peores!

Si tú y tu interlocutor atravesaron conflictos mucho más difíciles en el pasado que fueron superados, una discusión más no será capaz de arruinar esa relación. Utiliza esta frase para enfatizar mutuamente que forman un gran equipo y no hay nada imposible. Entonces, ¡se puede resolver el problema juntos.

5. No hay necesidad de emplear ese tono conmigo

Si la situación se agrava gradualmente y puede llevar a una confrontación insostenible, evita el conflicto por todos los medios. No te pongas nervioso. Si puedes, sal de la habitación. Todo lo que necesitas es un poco de tiempo a solas. Enfría el ánimo y luego resuelve el problema sin reproches mutuos ni gritos.

4. ¿Cómo puedo solucionar este problema?

Por ejemplo, si a tu jefe no le gustó tu informe, todo lo que tienes que hacer es pedir nuevas instrucciones para solucionar la situación. Trata de obtener tanta información como te sea posible para saber con exactitud qué tienes que hacer. Esto te ayudará a poner fin al conflicto y evitarlo en el futuro.

3. ¿Qué te molesta de mí? Vamos a verlo

2. Sí, tienes razón…

Trata de ponerte de acuerdo en algo con tu interlocutor y espera resultados sorprendentes. Si trabajas en ventas y uno de tus clientes no está satisfecho con algún producto o servicio, inicia la conversación con esta frase. Cuando las personas se dan cuenta de que están siendo escuchadas, lo más probable es que lleven a cabo un diálogo constructivo.

1. Estoy contigo en…

Si tienes que atravesar una conversación difícil, empieza con esta frase. Incluso si la culpa recae sobre ti, tu disposición a solucionar la situación y dar una mano de ayuda puede hacer magia. Explícale a tu interlocutor que ambos están en el mismo equipo y esto te ayudará a evitar la confrontación.

LEAVE A REPLY