El aislamiento térmico en una construcción es una de las mejores formas para evitar pérdidas y fugas de temperatura, al tiempo que se consigue un ahorro importante en el consumo de energía. Por ello, la instalación de un buen aislante térmico puede suponer ahorros que, según diversos estudios, pueden llegar hasta un 35% al minimizar las pérdidas de calor en inviernos y las ganancias en verano en una vivienda, por ejemplo. Entre las técnicas a la hora de efectuar un proyecto de aislamiento térmico existen varias soluciones, aunque una de las más apropiadas para una vivienda es la consistente en el aislamiento térmico techos interior.

Esta solución consiste en la colocación del material, en función de las necesidades, que ofrece una alta resistencia térmica y establecen una barrera entre la temperatura interior y exterior de la vivienda de manera que garantiza y ofrece una temperatura agradable en el interior de la vivienda. Al contrario que la ejecución en el exterior, esta solución es más económica aunque durante la ejecución de la obra se pierde algo de altura en el interior de la vivienda.

En cuanto a la elección de los materiales utilizados en el interior de la vivienda existen varias soluciones que ayudan a mejorar el confort en el interior de la vivienda y que ayudan a cumplir con la normativa del Código Técnico de la Edificación (CTE). En este sentido, existen varios materiales adecuados para instalar este aislamiento en el techo interior de nuestra vivienda como son el poliuretano o el poliestireno extendido, así como las lanas minerales. Al respecto, las lanas de roca además es capaz de aislar contra la propagación del ruido y del fuego de una manera idónea.

No obstante, hay ocasiones en que la intervención en el interior de la vivienda no es la única solución y hay que intervenir sobre el tejado de la vivienda o de la construcción. En este sentido y desde tejados antonio, explican que hay intervenciones que requieren la reparación de los mismos, interviniendo en las cubiertas y teniendo que intervenir con trabajos de impermeabilización debido a que las cubiertas están muy deterioradas.

%image_alt%Para trabajar en estos puntos es fundamental contar con una empresa de confianza que cuente con profesionales de acreditada experiencia y que trabajen, además, con materiales de primera calidad, ya que son los que van a garantizar que la reparación realizada sea duradera con el tiempo. En el caso de intervenir en el techo exterior para afrontar un aislamiento térmico, hay que distinguir entre dos tipos de cubiertas, las planas y las inclinadas, ya que en función del tipo es conveniente utilizar un tipo de material u otro para garantizar la calidad de los trabajos.

Sin embargo, la intervención de los profesionales en la superficie también contempla una revisión del mismo, ya que puede haber problemas añadidos como la existencia de goteras, humedades o de tejas rotas, dañadas o movidas por la acción del tiempo que, sin ninguna, duda afectan al confort interior y que puede acarrear mayores problemas en el medio y largo plazo. Por ello, según señalan desde esta empresa, es conveniente realizar al menos una inspección anual para prevenir estos daños.

El cuidado de la instalación de gas

Para cuidar el confort interior y para las personas que cuenten con gas en casa también tienen que ser proactivos en el mantenimiento de instalacion de gas, ya que el desgaste de las propias instalaciones puede ser origen de un mal funcionamiento que si no se ataja a tiempo será fruto de averías más importantes con incremento del coste de la reparación. En este sentido, es adecuado hacer una revisión, al menos, cada cinco años, para detectar posibles anomalías durante la revisión del gas.

Entre los síntomas más frecuentes de mal funcionamiento y que muchas personas demoran en su intervención es cuando el agua caliente no sale correctamente, ya que puede ser efecto de la cal que se ha introducido en los conductos por los que circula el gas y, poco a poco, irá estropeándose. En estos casos, por ejemplo, la intervención del profesional aconsejará y realizará un plan de intervención que, además de la revisión inicial, también incluya el adecentamiento y mantenimiento de la misma con el objetivo de evitar la sustitución de toda la instalación, algo muy costoso para el inquilino o propietario.

El mantenimiento de las tuberías de una vivienda también es esencial para mejorar esa calidad de vida que se busca en el hogar. Por ello, desatascos pozuelo también aconseja contar con buenos profesionales con experiencia que se encarga de realizar trabajos de desatascos en cañerías, bajantes, tuberías y todo tipo de redes de saneamiento.